Prevenir el acné no es una tarea que solo debamos atender durante la pre adolescencia o adolescencia misma. Algunas pieles son más susceptibles que otras en padecer este tipo de imperfección, sin importar la edad.

Si identificamos que nuestra piel y, en específico el rostro, son propensos a ser grasosos, es importante tomar medidas de higiene y nutrición para el cuidado y prevención del acné.

Llevar a cabo estas prácticas, no implican sacrificio alguno, por el contrario, resultan muy fácil de realizar, e incluso, se pueden volver un hábito positivo para nuestra salud.

Por esto, te aconsejamos:

Higiene corporal.- Lava tu rostro y zonas propensas de acné con jabón neutro.

No contaminar tu rostro.- Evita tocarte la cara con las manos sucias, y si ya hay acné, no lo revientes; si la pus toca alguna zona sana de tu piel, ésta se contaminará fácilmente.

Elimina el sudor.- Si te gusta hacer ejercicio, lleva siempre contigo una toalla de mano y limpia el sudor de tu rostro continuamente. Cuando acabes tu entrenamiento, báñate de inmediato y si no te es posible, al menos lava tu cara.

Cuidado con el maquillaje.- Si eres mujer, nunca vayas a dormir con el maquillaje puesto, límpialo perfectamente de tu rostro y evita usar productos de belleza para tu cara, que sean grasos. Los puedes sustituir por algunos que son a base de agua.

Evita alimentos grasos.- Recuerda que el acné es esencialmente grasa, así que será conveniente cuidar tus hábitos alimenticios.

Limpieza.- Usa siempre toallas limpias y lava continuamente las sábanas y cubre almohadas de tu cama. El acné se impregna rápidamente en todo lo que toca, y este tipo de artículos son los que mayormente se exponen al contacto de tu piel.

Si deseas saber más sobre salud y cuidado de la piel, acude a Peau Neuve Clinical Skin Treatment, recibirás atención de la Dra. Claudia Luna Pérez y su equipo de dermatólogos especializados.